Páginas vistas en total

martes, 10 de septiembre de 2013

 Red velvet cup cakes

 

Pues que me ha dado por hacer cup cakes, es como una fiebre....
acabo de hacer uno el red velvet. era una especie de cosquilleo el conocer el sabor. por falta de tiempo hice unos de cajita, pero aqui encontre la receta del original acompañado de una pequeña historia, la dejo aqui y doy gracias a su autora por publicarlo.
http://www.larecetadelafelicidad.com/2012/11/red-velvet-cake-natural-sin-colorantes.html
 y lo dejo en palabras de la autora.
 LAS FOTOGRAFIA SI SON PANECITOS QUE YO HICE Y DECORE. GRACIAS.

 No están muy claros los orígenes de este postre cuyos inicios están fechados entre finales del siglo XIX y principios del XX. Hay quien atribuye la receta y su difusión al Hotel Waldorf Astoria, y una clienta enfadada que se dedicó a propagar la “fórmula secreta” del Red Velvet para vengarse de una factura de hotel demasiado alta. Autores como McGee indican que el color rojizo del pastel se debe a una reacción química entre el vinagre o buttermilk que suele llevar la receta, y el cacao. Otros autores señalan que durante la Segunda Guerra Mundial, debido al racionamiento de alimentos, se preparaban bizcochos con remolacha, que sería la culpable del color rojizo. Y por otro lado hay quien sostiene que el nombre de red velvet (terciopelo rojo) en realidad se debe únicamente a que se usaba red sugar (brown sugar, azúcar moreno) en su elaboración, y que el pastel nunca fue rojo, hasta que durante la Gran Depresión un fabricante de colorante alimentario con ingenio comenzó a vender paquetes de colorante rojo que incluían la receta que ahora mismo se ha hecho tan popular en EE.UU (Por supuesto, la receta incluía una gran cantidad colorante para estimular las ventas!). Ya solo quedaba que el Red Velvet Cake apareciese a finales de los 80 en la película de “Magnolias de Acero” para que esta tarta de terciopelo rojo se convirtiera en uno de los postres más copiados en todo el mundo.
 
Para elegir los ingredientes, he intentado mantener el PH de la masa lo más ácido posible, esto hace que el color de la remolacha no se pierda al hornearse. Por eso la receta lleva zumo de limón, vinagre, y nata fresca. Por eso, como indico, el cacao tiene que ser natural (ácido), y no procesado (base). Por eso no se puede poner bicarbonato sódico (base que contrarresta el ácido), y hay que usar levadura química. Podéis prepararlo con remolacha cocida de la que venden envasada, pero obtendréis un tono rosa amarronado parecido al de los panecillos de remolacha.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada